Cargando...



23 consejos para tener éxito como freelancer.

Lunes, 3 de Febrero 2020

Fotografía de Helena Lopes en Pexels

Este texto lo escribí originalmente en septiembre 2014. Y lo he tratado de actualizar cada cierto tiempo. En un artículo de Linkedin lo actualizé en 2019 y actualmente estamos en 2020 lo vuelvo a actualizar. Y para este momento tengo 5 años de experiencia como programador freelance o independiente.

Aunque tengo algo de tiempo en esto. No me considero un experto en la materia pero puedo compartir mi punto de vista sobre algunas cosas que he notado pueden ayudar a un freelance de cualquier área a tener una buena experiencia siendo freelance, que comparto a continuación:

 




1. Trabaja en lo que realmente te gusta.

Fotografía por Fox de Pexels

Hay personas que se encuentran atrapados en trabajos que no les gustan. Ser freelance o comenzar un emprendimiento en algo que no te gusta no tiene sentido. Si este es tu caso cambia tu enfoque a algo que realmente te guste y no sientas que es un trabajo si no un pasatiempo.




2. Mantén una actitud positiva.

Fotografía por bruce mars de Pexels

En el mercado hay mucha competencia, tu actitud puede darte ventaja sobre otros freelance que pudiesen ser más o menos bueno en su trabajo que tú. Este punto no es un tema de dinero ni precio es simplemente buena disposición y servicio. Cuando uno contrata a alguien para hacer una tarea en particular, uno espera quitarse una responsabilidad de encima y delegar funciones.

Un freelance con mala actitud tiene que ser exageradamente bueno o haber tumbado el precio a nivel de pérdida para obtener trabajo. Una buena actitud puede hacer que no te vean solo como alguien que se llamó para un proyecto eventual o puntual a que te tomen en cuenta como aliado estratégico de una o varias empresas.




3. Maneja bien tu contabilidad.

Como freelance igual toca pagar impuestos y declarar renta. Trata de hacer todo en regla para poder dormir tranquilo de que manejas tu facturación correctamente con el gobierno. Con este tema busca ayuda de un contador pues pagar impuestos es inevitable.




4. Maneja bien tus facturas por cobrar.

Imagen tomada de Zoho Invoice

Lleva bien el control del dinero tus clientes te deben. No esperes que ellos lleven su contabilidad de manera perfecta y hagan todo correcto. Muchos clientes te pueden decir cosas como: “Qué raro! yo pensé que eso te lo habíamos pagado” o “Yo no me acordaba que esa era la cifra”.

En este caso hay varias herramientas útiles en el mercado. 

De las cuales yo puedo recomendar: 

- Zoho invoice (Herramienta que uso desde hace buen tiempo).

- Otra recomendación buena es Interfuerza que tiene la ventaja que tiene soporte en Panamá y está directamente adaptado a los temas tributarios del país. 




5. Todo por escrito

Fotografía por Startup Stock Photos de Pexels

El correo electrónico es la mejor herramienta para dejar un respaldo de convenios. Ejemplo de esto: Si tu vas a una reunión y el cliente te da cierta información o realiza algún convenio de forma verbal. Indícale que no es por desconfianza pero si puede enviar estos convenios por escrito. Recuerda que el cerebro humano es muy poderoso pero no es un disco duro de respaldo que lo recuerda todo.




6. Agrega cláusulas a tus cotizaciones.

Muchas veces pecamos de inocentes pensando que el cliente sabe hasta qué punto llega tu trabajo. Luego entregas y te pueden exigir puntos que no eran contemplados. El cliente te puede decir frases como “Yo supondría que tu servicio incluye eso” y desde ahí la cosa va mal. Por tal razón siempre agrega cláusulas de los puntos que no incluye un proyecto.

Esto es tedioso de hacer pues toca hacer un esfuerzo mental de las cosas que pueden pasar y si has hecho pocos proyectos hay cláusulas que no se te van a ocurrir. De todos los proyectos que realices haz un resumen de este tipo de problemas para hacer mejores cláusulas y con esto logres evitar situaciones incómodas y de estrés.




7. Invierte en tu marca personal

La imagen habla sobre lo formal que es un profesional. Puedes poco a poco ir creando elementos que te ayuden a mostrar una imagen real, formal y profesional. Si tu campo no es el diseño, contrata un diseñador que te ayude con un logo que puedas utilizar en tu sitio web, facturas, tarjetas de presentación.

Trabajar la marca personal no parece ser muy necesario pero puedo decir que incluso te ayuda a sentirte profesional y de suma un par de puntos a la hora de salir a vender. 




8. Cobra por ser intermediario, si no pasa el contacto.

Fotografía por Ben White de Unsplash

Muchas veces te piden información sobre temas que no manejas. Si te toca buscar a otra persona experta en el tema cobra adicional por todo lo que esta persona cobre. Esto es más que todo un seguro.

Ser intermediario quita tiempo y toca lidiar con dos personas mínimo con situaciones distintas. Además que terminas siendo un encargado de proyecto lo que no es fácil pues te toca darle seguimiento de primera mano al proyecto, que aunque tú no desarrolles, si esta persona queda mal la responsabilidad será toda tuya. Y lo que es peor si no cobras nada por ser intermediario de forma gratuita terminarás resolviendo el problema. Mejor si no dominas el tema y no piensas cobrar por ser intermediario mejor solo pasa el contacto a tu cliente si es que lo tienes y que el cliente trabaje directamente con tu proveedor.




9. Cuida tus redes sociales.

Debemos cuidar el cómo nos vemos en redes sociales. Si nos damos el lujo de bombardear o insultar marcas con comentarios negativos, compartimos nuestros peores pensamientos, causamos polémica negativa, inhundamos las redes con nuestros problemas personales sin cuidado o vives utilizando un lenguaje lamentable. Podemos estar poniendo en riesgo futuros clientes pues dejas de ser un profesional. 

No pienses que eso no tiene que ver con nuestra faceta de profesionales y que en mis redes soy una cosa y en el trabajo somos otra.

Eres un profesional las 24 horas al día los 7 días de la semana.




10. Ten claros tus honorarios.

Organiza tus costos basado principalmente en lo que necesitas para vivir y crecer. Tu persona es una empresa que tiene gastos por cubrir. Estima cuánto vale tu hora de trabajo en diferentes situaciones. Y cuanto te cuesta desarrollar un proyecto desde que se propone hasta que se factura. Recuerda que tu tiempo es el principal activo de tu empresa y que los proyecto siempre tienen gastos extras.

Si por ejemplo armar una propuesta te toma 3 días de trabajo o pierdes 2 días en reuniones este tiempo es dinero que estás perdiendo.




11. Cuidado con los descuentos.

Fotografía por Artem Beliaikin de Pexels

Evita dar descuentos sí es posible. En caso de que sea inevitable no bajes a un margen exagerado donde luego no te sientas cómodo con la cantidad obtenida.

Tu trabajo tiene un valor. Tu tienes gastos mensuales que no te dan descuento. Te puede afectar poco a poco si un cliente te va ganando la batalla de los descuentos puede terminar pasando lo siguiente.

Tu ibas a cobrar 100% por un proyecto al que le ibas a dedicar 100% de un tiempo estimado. Si le quitas valor a tu producto con un descuento ridículo de mitad de precio, por dar un ejemplo. Igual tienes que hacer el 100% del proyecto pero no le vas a querer dedicar el 100% del tiempo ni el 100% de dedicación al mismo. Entonces puedes comenzar a hacer proyectos baratos y de mala calidad para complacer el precio de tu cliente. Y este nuevo producto de mala calidad se va a reflejar en ti convirtiéndote en un freelance de mala calidad. Y al haber devaluado tu producto no tendrás forma de volver al precio original en futuros proyectos.




12. Cuidado con la frase: Alguien me cobra mucho menos.

Fotografía por bruce mars de Pexels

Esta es una estrategia muy útil e incómoda para que cambies tus precios y regales el trabajo.

Si tu cliente ya tiene según él a alguien que hace el mismo trabajo por menos dinero. Para que pierde su tiempo llamándote.




13. Evita dar precios de apuro.

Si vas a una reunión, recuerda que el escenario ideal es que todo quede listo, efectuado y aprobado en la primera reunión. Esto es imposible. Es entendible de parte del cliente el querer saber el precio lo antes posible. Ponte en los zapatos del cliente y piensa que probablemente él tiene que ir a justificar tú precio dentro de su organización, probable no eres el único proveedor, el no saber el precio detiene todo el proceso pues dependiendo del mismo se puede continuar o no. Pero en tu caso nunca des precio mientras todavía estas en esa primera reunión.

Regresa a tu base y calcula los precios reales. Por estar apurado dando un precio puedes terminar dando un precio muy por debajo del valor del proyecto o se te puede ir la mano en precio. La primera te puede afectar al involucrarte en un proyecto con ciertas complicaciones que no tomaste en cuenta y la responsabilidad será tuya por dar ese precio.




14. Cuidado con la frase: Haz este proyecto barato, puede ser el primero de muchos.

Fotografía por bruce mars de Pexels

En las negociaciones el por qué se llegó a un acuerdo muchas veces se olvida. Si das un precio bajo a tu costo para ganar un cliente pensando que llegarán más trabajo en el futuro, da la posibilidad que ese cliente no te dé más trabajo y quedes con ese proyecto pérdida para tí. O en el proyecto que sigue no podrás normar el precio al que realmente cobras. Cuando hagas el segundo e intentes cobrar el precio normal el cliente te puede reclamar el por qué ese cambio en el precio y en este punto tiene razón pues si tu aceptaste trabajar por un precio el cliente porque pensaría que esa no es tu tarifa normal.

Los acuerdos son lo primero que uno no se acuerda.




15. Establece un horario de trabajo.

Fotografía por Marius Mann de Pexels

Como freelance puedes pensar que tienes todo el tiempo del mundo. La verdad es que el tiempo es muy relativo. El comenzar tarde un día de trabajo muchas veces hace que la producción de ese día baje a niveles en que puede llegar el final del día y te das cuenta que no has hecho absolutamente nada. En mi caso trato de estar listo para trabajar a las 8:00 am es la única forma en que veo los días con mejor producción y logro que me rinda más el tiempo para no tener que matarme trabajando de noche. A menos que seas de esas personas que pueden no hacer nada de producción en el día y en la noche o madrugada trabajan mejor por temas de tranquilidad o ruido. Pero si ese es tu caso igual organiza tu horario trabajando a las horas que desees pero dentro de un horario que tú mismo establezcas.




16. Trabaja en lugares profesionalmente cómodos.

Fotografía por CoWomen de Pexels

Muchos freelance se quedan en casa. Este punto no se como trabaja para todo el mundo pero en mi caso no puedo estar en casa todo el día. Si tu área de trabajo es tu casa establece un área cómoda para trabajar que luzca como un lugar de trabajo y no una sala donde seguro ves el sofá o tu cama y estarás más bien durmiendo todo el día.

Otro problema con permanecer trabajando desde casa es que si tienes familiares, ellos no lleguen a comprender que tu trabajo aunque es desde casa igual necesitas concentración y escucharás fraces como "Ayúdame un momentito a resolver tal tema de la casa, Oye ni 5 minutos te tocará ayudarme." 

Si eres de los que son más productivos fuera de casa o quieran separar el trabajo de la casa. Puedes tratar de conseguir algún tipo de oficina (siempre y cuando no afecte en gran medida tu ingreso mensual). En Panamá por ejemplo hay varios lugares de coworking que son una solución excelente para tener una oficina fuera de casa sin hacer la inversión de una oficina completa.




17. Reduce lo más que puedas tus gastos.

Trata de recortar gastos. Pagos de un par de dólares mensuales pueden parecer poca cosa pero suman. Trata de recortar todos los gastos que realmente no sumen a tu operación.

En este caso si no tienes buen manejo de tarjetas de crédito por ejemplo. Trata de hacer el esfuerzo de poco a poco pagarlas y eliminarlas por completo.




18. Cuidado con los socios de negocio.

Fotografía por Startup Stock Photos de Pexels

Hay muchos buenos socios que aportan a los proyectos experiencia, dinero, tiempo o esfuerzo. Que son buenos socios de negocios.  Pero si tu estas en producción (Es decir que trabajas algún campo de desarrollo, programación, diseño, animación etc.) te puedes encontrar muchos socios de negocios que hoy despertaron con una idea, no saben cómo desarrollarla y buscan un socio de negocios en los que ellos solo van a aportar la idea y tu todo lo demás. La esperanza es que si esto da frutos las ganancias sean 50% cada uno, tu socio por aportar el 100% de la idea y tu por aportar el 100% del trabajo. El cual si el proyecto fracasa tu solo habrás perdido el 100% de tiempo trabajado en el proyecto invertido y tu socio solo un 100% de una idea que se le ocurrió.




19. Recuerda que tu trabajo habla por ti.

Fotografía por Startup Stock Photos de Pexels

Todo lo que desarrolles puede hablar por ti. Trata de hacer productos de buena calidad pues estos formarán parte de la percepción que hay hacia tí.




20. Toma vacaciones.

Fotografía por Haley Black de Pexels

Lo bueno de estar freelance es que aunque trabajas muchas veces 7 días a la semana puedes mover tus horarios para tomar vacaciones. Hay muchos trabajos freelance (por ejemplo el mío de programador) que no requieren de ir físicamente a una oficina por lo que es más fácil organizar planes. Como muchas veces se llena uno de responsabilidades se puede pensar que es imposible retirarse por una o dos semanas pero no es verdad. Organizándose todo es posible.




21. Si te vas de vacaciones notifica a tus clientes.

Fotografía por Berkeley Communications de Unsplash

Teniendo proyectos activos o no, trata de notificar a tus clientes que vas a estar de vacaciones. Esta notificación debes de hacerla con tiempo pues puede que tu cliente contaba contigo para algo y no te notificó por lo que tus vacaciones pueden complicar o tu cliente se vea frustrado de no saber donde estabas en un momento que te necesitaba.




22. Mira hacia el futuro.

Fotografía por mentatdgt de Pexels

El tiempo no se detiene y uno adquiere responsabilidades cada vez más complejas. Aunque uno tiene más experiencia; la capacidad y la paciencia para desarrollar se puede ir perdiendo. Haz una evaluación sobre ti mismo y revisa siempre los pasos para evolucionar. Ya sean mejorar procesos dentro de tu día a día para trabajar con menos esfuerzo ganando más. O formando una empresa para utilizar tus conocimientos en tener una estructura que te respalde cuando no puedas producir al mismo nivel que ahora. No hay que dejar de evolucionar.

Esto incluye el investigar planes de ahorro y retiro. Lastimosamente la energía no es eterna.




23. Diviértete.

Fotografía por bruce mars de Pexels

Si estás trabajando de forma independiente, pásala bien y disfruta el momento. Solo tú eres el dueño de tu tiempo y de tu futuro. Retomando el punto 1. Estás trabajando en lo que siempre deseaste y tienes la oportunidad de proyectarlo de la forma que tu decidas.

Espero que estos puntos sean de utilidad para el que los necesite, Puede que en alguno de los puntos me equivoque pero son solamente parte de mi opinión sobre trabajar como independiente.

Elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un día de tu vida. -- Confucio.

Comentarios

Programador / Consultor de tecnología informática
Ingeniero de sistemas de carrera, entusiasta y fanático de lo rápido que evoluciona la tecnología en nuestros días.

Email: info@estrada.work

Contacto

Para cotizaciones o consultas nos puede contactar por las siguientes vías:

Teléfono

+(507) 6112-6774

Email

info@estrada.work

2020 © Estrada Work | Ciudad de Panamá | Panamá